Estados Unidos: Trump pone en jaque a Cuba por la libertad en América Latina

Cuba Estados Unidos Featured Venezuela

Desde Washington DC se han anunciado nuevas sanciones comerciales a las empresas extranjeras que se enriquecen en Cuba al mismo tiempo que llenan los bolsillos a los miembros del régimen de la familia Castro. Una medida estratégica para apuntalar la libertad en Venezuela y la región toda.

El “gran legado” de Barack Obama, tan aplaudido por socialistas de todos los partidos, fue darle oxígeno a la sangrienta dictadura cubana cuando murió Hugo Chávez y el régimen de la isla vió peligrar los 100.000 barriles de petróleo diarios que recibía de Venezuela. Un timing perfecto, no? Obama flexibilizó el embargo, se sacó la foto con el terrorista Ernesto “Che” Guevara en la plaza de la revolución e impulsó lo que de manera tan políticamente correcta se dió en llamar “política de normalización” de las relación Estados Unidos-Cuba.

Los resultados obtenidos están claros. El régimen de la familia Castro tomó completamente la soberanía de Venezuela en sus manos, profundizando los acuerdos de cooperación mutua que había aprobado Chávez en el pasado y puso a un títere en el poder (sí, el chofer de buseta Nicolás Maduro) a quien le indican todo lo que debe hacer. PDVSA es ahora la gallina de los huevos de oro del régimen cubano y la sociedad civil venezolana es hoy en día rehén de Cuba y de sus peligrosos socios narcoterroristas de todo el mundo.

La administración del Presidente Donald Trump acaba de hacer algo al respecto. Ahora permitirá que se planteen juicios en las cortes de los Estados Unidos contra muchas compañías extranjeras que hacen negocios con la dictadura de Cuba. Y aquí resulta clave recordar que invertir en Cuba implica solamente enriquecer a los miembros del régimen. Por ejemplo: los jugosos salarios que deberían cobrar los cubanos que trabajan para las cadenas de hoteles de España son retenidos en su totalidad por el régimen y el empleado termina percibiendo en realidad una parte ínfima (este mecanismo se conoce como condiciones de esclavitud en el mundo civilizado). La medida busca minimizar los ingresos que recibe un régimen sangriento de más de 60 años de existencia aprovechándose del hambre de su pueblo.

Según una publicación del Consejo de Comercio y Economía de los Estados Unidos con Cuba (quienes se oponen a la medida de la administración Trump) por medio de la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton o Ley Libertad, vigente desde 1996, hay unas 200 empresas de 20 países que podrían enfrentar demandas de personas que han certificado ser los dueños de propiedades confiscadas por la autoproclamada revolución cubana en 1959.  La lista incluye a numerosas aerolíneas, líneas de cruceros, compañías mineras  y cadenas hoteleras como el NH Hotel Group de España y Melia Hotels International.

Fuentes del Departamento de Estado han explicado que la decisión de endurecer el embargo se ha tomado luego de constatar que la nueva Constitución ratificada en referéndum el pasado 24 de febrero mantendrá el sistema político de la isla, gobernado por el único partido político legal: el comunista.

Desde la Unión Europea y distintos países del mundo se han levantado voces en contra de la medida. Una posición realmente hipócrita, al denunciar por un lado la violación sistemática de DDHH en Cuba y por el otro llenarse los bolsillos de dinero haciendo negocios con un régimen que tiene las manos manchadas de sangre.

Fuente: Fundación Internacional Latinoamérica Libre

 

(Total: 321 - Today: 1 )