Argentina: ¿Quién dijo que todo está perdido?

Argentina Featured

Las PASO en Argentina, es decir las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, son elecciones internas, que hacen las veces de encuesta, sobre todo en esta oportunidad donde no tenía sentido llevarlas a cabo porque todos los partidos tenían un solo candidato. Las PASO del pasado Domingo 11 de Agosto nos dejan lecciones importantes, pero por sobre todas las cosas, resulta clave recordar que las elecciones de verdad serán en próximo 27 de Octubre y que resulta fundamental apartar a Smartmatic de las mismas.

Estadísticamente, hubo tres resultados importantes:

  1. Candidatura a Presidente: Kirchnerismo 47% Mauricio Macri 32% (15 puntos de diferencia).
  2. Candidatura a la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires: Kirchnerismo 49% María Eugenia Vidal 33% (16 puntos de diferencia).
  3. Candidatura a la Intendencia de la Capital Federal (CABA): Rodríguez Larreta 47% Kirchnerismo 32% (15 puntos de diferencia).

Es decir que en las PASO el partido de gobierno ha conquistado hasta el momento 1 de 3 objetivos políticamente valiosos.

¿Es reversible esta desafiante situación para el oficialismo?

Claramente reversible, sobre todo si recordamos que:

  1. En las PASO no votaron los argentinos en el exterior.
  2. En las PASO no fueron a votar 8 millones de argentinos que viven en el país.
  3. En las PASO de 2015 Mauricio Macri obtuvo menos votos que en éstas PASO y ganó igualmente la elección.
  4. La tesis de fraude con ayuda de Smartmatic, la empresa Cubano-Venezolana que contó los votos en las PASO, cada día cobra más sustento.

¿Y entonces por qué la sobre-reacción de los mercados?

Es realmente muy simple de entender. La enorme incertidumbre y el miedo que provoca una potencial vuelta del kirchnerismo al poder, logra que los capitales huyan hacia países con escenarios menos tétricos. Es por esto que el Lunes 12 de Agosto aumentó fuertemente el riesgo país y la moneda argentina experimentó una caída significativa frente al dólar de los Estados Unidos.

Para entender bien cómo funciona, hay que empezar por aceptar que a todas las naciones en desarrollo o emergentes les falta capital.  Dichos países deben lograr atraer capital desde el exterior y para eso deben lograr seducir a los inversores internacionales. Para resultar atractivos necesitan exhibir un nivel alto de ahorro interno, tasas de inversión importantes, inflación cero o baja, y estabilidad del marco jurídico.

Hace seis décadas, muy poco tiempo para la historia de un país, Argentina era la primera nación latinoamericana por lejos. Hoy Argentina es un país emergente más entre otros 40. El gasto público, en un país en desarrollo serio, no supera el 25% del PBI, y el déficit fiscal es algo muy excepcional, pero jamás sistemático. Y en ese aspecto, Argentina no registra superávit fiscal desde hace 11 años. Importa recordar que Argentina salió de los doce años que duró el Kirchnerismo con un gasto público que rozaba el 48% del PBI y un 7% de déficit fiscal. En tan sólo dos presidencias, Cristina Fernández de Kirchner logró duplicar el gasto público.

El Presidente Macri no tuvo más alternativa que recurrir al FMI para que el país no cayera en default y luego comenzó a reducir el déficit por exigencia del fondo monetario. Pero el déficit, que no es más que la diferencia entre la recaudación y el gasto público, puede disminuirse aumentando la presión fiscal para aumentar la recaudación, bajando el gasto público o aplicando una combinación de ambas cosas. 

Los políticos normalmente optan por echar mano a una mayor recaudación. Quien sea que asuma en Diciembre de 2019 deberá hacer un ajuste fiscal estructural, porque ya no hay margen para más maquillaje. Y no resulta creíble que esto vaya a lograrse con un cuarto gobierno Kirchnerista, cuyo candidato prometió en distintas oportunidades devaluar  y defaultear las Letras del Banco Central (Leliq). De ahí la lógica reacción de los mercados internacionales que ven un futuro negro para la Argentina si lograra el kirchnerismo acceder por cuarta vez a la Casa Rosada.

¿Es creíble la tesis de fraude en el conteo de votos durante las PASO?

Llaman muchísimo la atención los siguientes hechos:

  • Tres días antes de las PASO los kirchneristas piden el código fuente del sotfware de Smartmatic.
  • El candidato Alberto Fernandez habló del dólar a $60 desde el día anterior a las PASO.
  • Los kirchneristas montaron un centro propio de recuento de votos paralelo con cientos de militantes al mando.
  • Absolutamente todas las encuestadoras se equivocaron a la hora de predecir el voto, argentinas e internacionales. Nadie estuvo ni cerca de los resultados finales de las PASO, ni siquiera las encuestadoras contratadas por el Kichnerismo.
  • Hubo 2.904 mesas con cero votos en favor del Presidente Macri. Llama la atención que por ejemplo en San Isidro, donde el 70% de la gente apoya al Presidente Macri, haya tantas mesas con cero votos para su partido.

Por estos claros motivos, el jueves pasado se convirtieron en tendencia en Twitter de Argentina los hashtags #FUERASMARTMATICDEARGENTINA y #FRAUDEK.

Llaman particularmente la atención las denuncias del Diácono Jorge Sonante contra Smartmatic y la explicación de Elisa Carrió sobre los viajes a Cuba de Cristina Fernández de Kirchner: “CFK se reúne con los rusos en Cuba para planificar el hackeo electoral”.

Finalmente llama la atención que tres conocidos periodistas de Argentina: Jorge Lanata, Luis Majul y Alfredo Leuco se hayan “dado vuelta” en su incondicional apoyo a la continuidad del cambio. Particularmente, resulta particularmente llamativo que Jorge Lanata se haya apurado tanto en calificar la posibilidad de fraude como un delirio. Cuando los kirchneristas reclamaban fraude de Smartmatic, nadie los criticaba; ahora que los votantes de Juntos por el Cambio reclaman fraude de Smartmatic, Lanata dice que están todos mal de la cabeza.

En resumidas cuentas y en orden de prioridades: Resulta fundamental 1) Separar a Smartmatic del proceso de conteo de votos con el objetivo de dejar tranquilos a los denunciantes de ambos partidos y disipar toda duda, y 2) Tener claro que las elecciones reales tendrán lugar recién el 27 de Octubre de 2019 y que en esta oportunidad sólo quedan dos opciones: la continuidad del cambio o tomar el mismo rumbo que ha tomado Venezuela.

Fuente: Fundación Internacional Latinoamérica Libre

Vea la denuncia completa del Diácono Jorge Sonnante sobre el mal uso de Smartmatic en las PASO 2019:

(Total: 344 - Today: 1 )