Ecuador: Correísmo desestabiliza el país impulsando saqueos y disturbios violentos

Ecuador Featured

El tsunami de corrupción rampante del socialismo del siglo XXI de Rafael Correa, que dejó tambaleando el futuro económico del Ecuador, debió haber tapado sus posturas políticas de una vez y para siempre. Pero el ex presidente, fiel a su estilo, desplegó ayer una nueva muestra de fuerza en Quito y Guayaquil, impulsando saqueos y disturbios violentos ante las medidas económicas anunciadas por el Presidente Lenin Moreno. La jornada terminó en declaración de estado de excepción por 60 días y con las fuerzas del orden en las calles.

Los anuncios económicos de Moreno, apuntados a combatir el grosero déficit fiscal heredado, fueron los siguientes:

1) Se eliminó el subsidio al diesel y a la gasolina extra.

2) Se suprimieron los impuestos a la importación de celulares, computadoras y tablets.

3) Se redujeron los aranceles para maquinaria, equipos y para materia prima agrícola e industrial.

4) Se redujeron impuestos a vehículos que cuestan menos de USD 32.000  para beneficio de emprendedores.

5) Contratos ocasionales se renovarán con 20% menos de remuneración.

6) Los empleados públicos ya no tendrán 30 días de vacaciones, sino 15 días.

7) Los trabajadores de empresas públicas aportarán mensualmente con un día de salario.

El paro de los transportistas, radicalmente opuestos a la primera medida enumerada, además de obstruir las principales vías del país, sirvió para que se registraran robos y saqueos. Hubo desmanes y ataques a locales y cajeros automáticos. En Guayaquil, incluso se apedreaba a vehículos que intentaban circular por las vías principales. El servicio de la Metrovía tuvo que ser suspendido por falta de garantías. En el resto del país los ecuatorianos recibieron imágenes falsas de disturbios y saqueos en distintas ciudades, donde realmente no ocurrieron.

Ante la cantidad de desmanes en Quito y Guayaquil, el Gobierno Nacional decretó el estado de excepción en el territorio nacional por 60 días, con opción a ser extendido. Policías y militares despejarán las vías cerradas y garantizarán la movilidad ciudadana y las actividades productivas. Los estudiantes ecuatorianos hace 48 horas que no tienen clases.

Llamó mucho la atención que la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, hiciera una lectura tan demagógica sobre el fin de los subsidios a los combustibles anunciado por el Presidente Moreno. Viteri repitió frases hechas que en los 90s eran sostenidos por casi toda la clase política ecuatoriana pero que hoy en día no resisten ningún análisis serio y responsable: que el subsidio beneficia a los más pobres y que los precios de los productos de primera necesidad se van a disparar inmediatamente. Y lo más llamativo es que no condenó los actos de vandalismo que se produjeron en su ciudad. Se sumó así, voluntariamente o no, a la ola correísta desestabilizadora que hoy intenta volver a quedarse con el Ecuador.

¿Por qué tanta violencia financiada en las calles desde el exterior? Porque se están disputando la presidencia del Ecuador, y precisamente por eso los correístas de la Asamblea Nacional quieren que las elecciones presidenciales tengan lugar de manera anticipada.

Fuente: Fundación Internacional Latinoamérica Libre

 

(Total: 471 - Today: 1 )